Así sabe el chisme.

Así de sencillo.

Por correo puedo ver lo que en persona no me pueden entregar o mostrar, porque no le alcanzó el tiempo, por pereza, está muy lejos de donde yo estoy, hace un rato nos vimos y no se acordó de pasarmelo, porque por correo es más fácil y rápido, porque le da jartera verme y por correo no necesita hacerlo, porque no quiere gastar en impresiones, por costumbre, porque le dio la gana.

Por Facebook puedo ver y publicar lo que yo quiera, a la hora que quiera y cuando yo quiera sin pedirle permiso a nadie. Puedo comentar algo si se me antoja y si no se me antoja pues no lo hago y no pierdo nada. Puedo chismosear sin tener que hacer mucho esfuerzo físico ni gastar litros de saliva contando los chismes o preguntándolos. Puedo ver las fotos de mis conocidos las veces que yo quiera, hasta puedo bajarlas y tenerlas en mi computadora o meterlas en el celular o en el ipod o en donde sea. Puedo enterarme de muchas pero muchisisisisisisisisisisisisisisisimas cosas sin necesidad de preguntar y correr el riesgo de que me digan ‘sapa’. Igual gracias al Internet todos somos ‘sapos’, ‘metidos’ o como se le quiera llamar.

Por Facebook y Twitter puedo publicar mis ‘estados’ (estoy comiendo, jugando, haciendo trabajos, yendo para la U, orinando, cagando, etc), o publicar buenas o estúpidas frases, chismes, pensamientos, cualquier cosa que se me ocurra la puedo publicar sin importarme si a alguien le va a interesar o si se va a disgustar por lo que publiqué, si va a poner ‘Me gusta’ en lo que publiqué, o si van a comentar mis estados, en fin…

Gracias a las redes sociales, yo puedo publicar porque sí, poner un estado porque sí, subir una foto inmunda que me tomé porque sí, subir videos musicales de youtube que ya han subido millones de veces miles de personas en el mundo, pero que los subo porque sí, porque se me dio la gana, porque ‘sentí la necesidad’ de hacerlo, porque tal vez a alguien le va a gustar y eso me gusta, que a la gente le guste también lo que a mi me gusta y yo creo que en este ridiculo juego de palabras pensó Zuckerberg y creó el ‘Me gusta’ porque sencillamente a todos nos gusta algo. Por eso, el ‘porque sí’ no es un porque vacío. Todo lo que publicamos lo publicamos por alguna razón, tal vez no lo pensamos tan seriamente pero lo hacemos por algún motivo por insignificante que sea.

El asunto está en que a mucha gente no le importa en lo más mínimo la razón por la que publiqué lo que publiqué. Pero nos gusta mirar tus estados, tus publicaciones, tus notas, tus comentarios, porque el ser humano es así, nos gusta ser chismosos, mirarlo todo, enterarnos de todo. Porque el chisme sabe rico.

Por eso amo el Internet, porque con él lo sé todo.

Por Catherine Tapia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 5 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: